Los gatos tienen alta capacidad de contagiar a otros animales de su especie pero presentan una fuerte resistencia inmune a la Covid-19

 

 

Los gatos podrían ser la clave de la vacuna contra la Covid-19 y podrían desempeñar un papel importante a partir de cómo la enfermedad afecta a las mascotas. Un estudio publicado en Proceedings of the National Academy Sciences estudió a siete gatos y tres perros a los que se les inoculó el virus y analizados por la Universidad Estatal de Colorado

Los investigadores encontraron un hallazgo llamativo: pese a que los gatos pudieron infectar a otros gatos a través del contacto directo, los gatos eran incapaces de transmitirse el virus entre ellos. Además, ninguna de las dos especies animales de compañía desarrolló síntomas de la enfermedad. 

Según ha publicado el medio canadiense CTV News, los investigadores llegaron a la conclusión de que “los gatos son altamente susceptibles a la infección, con un período prolongado de diseminación viral oral y nasal que no se acompaña de signos clínicos, y son capaces de transmisión por contacto directo a otros gatos”.

 

Los gatos, útiles para el desarrollo de la vacuna

La singularidad de los gatos frente a la Covid-19 hace que estos felinos puedan ser útiles para desarrollar la ansiada vacuna del coronavirus por todo el mundo: “Quizás lo más importante es que los gatos desarrollan títulos de anticuerpos neutralizantes significativos y son resistentes a la reinfección, aunque actualmente no se conoce la duración de la inmunidad. Esto podría resultar una medida útil para ensayos posteriores”.

Pese a esta alta trasmisión entre ellos, no hay evidencias científicas que sostengan que los perros y los gatos pueden trasmitir el virus a los humanos. Los visones son los únicos animales que se cree que podrían transmitir el virus directamente a los humanos, tras una serie de brotes en granjas de este animal en Europa. Pese a ello, los humanos sí que pueden pasarlo a los animales a través de la zoonosis inversa. 

 

Felinos, súper contagiadores de Covid-19

Los hallazgos han reforzado las pautas actuales de investigación en Canadá sobre las mascotas, siempre según el mencionado medio. Estas apuntan hacia la misma hipótesis antes mencionada: los gatos pueden infectar a otros gatos pero los perros son incapaces de transmitir el virus a otros de su misma especie. 

Pese a ello, los investigadores recuerdan la necesidad de salvaguardar a los felinos infectados: “No se debe permitir que los gatos domésticos infectados deambulen libremente al aire libre para evitar el riesgo potencial de propagar la infección a otros gatos al aire libre o vida silvestre”.